15.5.17

padre de la noche eterna


Prabu Mundingkawati, aburrido,
salió a dar un paseo. Hacía muchísimo calor.
Ninguna nube había en el cielo. Prabu,
no soportándolo más,
levantó el brazo derecho y encerró al sol
en un puño hasta apagarlo.

Ahora hace frío, Prabu
no ha sabido volver a encender al sol,
y se lamenta.

Le llaman el padre
de la noche eterna



Share:

0 comentarios: