23.4.17

otoño plebeyo




hagamos algo
productivo
reproductivo

leamos
escribamos

tenues versos
de domingo

perdón amapola
perdón crisantemos

palabras flotantes
buscando labios
silvestres
no tendrán rizomas
ni raíces

frío en los pies
a los pies
de las nubes

hubo que hacer
esta semana tantos
demasiados trámites

tanta gente siente
que necesita
que precisa
urgentemente controlarte
detectarte
posicionarte etiquetarte

decirte qué hacer
porque
tampoco sabe

si
de pronto la tercera
guerra mundial
por ejemplo
brota con sus flores
crueles
y nos borra
de la existencia
nos desaparece

dejando apenas huella
para
futuros arqueólogos
de otro planeta
de otros sistemas solares
acaso exo-geo-historiadores

tal vez, tal vez

que será será

me quiere no me quiere

frágiles siempre
breves serán
los paraísos
y aun los infiernos
de los implumes bípedos

brisa en el bosque
fértiles sombras sin nombre

y es cierto
que también
como dicen

que no hay plata en la calle
ni sobra trabajo
está todo caro y cada vez
más caro

y eso mismo
nos pone a todos y a todas
nerviosos nerviosas

hay que llegar a fin de mes
para empezar a volver
a querer llegar a fin de mes
porque los plazos vencen
y caducan los meses
aunque tengan siempre
los mismos nombres

pero por otra parte hay nieve
en las montañas

y el dios lago no parece
ni apenas inmutarse
ni un poco le conmueven

problemas materiales
de tristes mortales

como nosotros, nosotras

y no sé si está mal tener miedo
o bronca
seguramente es algo natural
se sabe

muerte pobreza enfermedades
en todas nuestras ventanas
portátiles
y también ahí afuera
en la Realidad no binaria
pulsante
infinitamente tangible

y de vez en cuando también una sonrisa
tampoco nadie nos obliga a sufrir
pero se sufre

nadie obliga a que el sudor y la sangre sean nuestra
única religión nuestro único credo posible
nuestro horizonte

aunque claro
es fácil decirlo cuando
no se pasa hambre

cuando
tanto no se malvive

sirva Job de límite
inferior

y sirva Buda de
techo

entre esos paréntesis
todo lo nuestro cabe
al revés
o al derecho

té de cardo mariano para el hígado graso
kéfir de agua para aliviar
la acidez

esperando que nos conecten
el gas
para así pasar el invierno

como decía aquél
antipático apátrida ingeniero

los versos pasarán
y quedará el bajo pueblo

el orgullo de ser
meramente un plebeyo

¿cuántas veces le cortarán
la cabeza a la hidra?

quiénes? ¿sólo fueron los
de arriba?
somos todos inocentes
que tiran la primera piedra?

¿cuántos cristos hacen falta?
¿cuánto es poco
y cuánto suficiente?

Levita, poncho y chaqueta,
siempre la misma historieta?

¿libros sí, también alpargatas?
¿conviven sin rozamiento
choripanes y repúblicas?
¿la democracia nutre,
educa por si sola?
sana todas las heridas?

¿siguen abiertas las venas
de américa latina?

el tiempo humano un péndulo?

izquierda, derecha
derecha, izquierda

y no obstante
tímidamente se nos ocurre

que sólo hay extremos
si es que
postulamos un centro

hermano gato Chatrán maullando
hermano gato Pappo
ronroneando

y Daveyba en el trabajo
como siempre

no cabe ni cabrá el sol
en los ojos

la luna misma se abisma
en tanta noche

y de día y de noche

nos estamos viendo
nos cruzamos en la calle

bendecimos nuestra suerte
nos quejamos

barbarie ataviada de símbolo civilizado?

entre espectro futuro
y espectro pasado?

nos perdone la gente
nos perdone el otoño

el mismo verbo
nos perdone

abreviando el paso
es un mundo raro
se sabe












Share:

0 comentarios: